Los nuevos sábados de El Rastro

Este mercadillo recupera la Feria de desembalajes en la plaza del General Vara de Rey, una tradición que tuvo su origen en los años 70

Muebles antiguos, cuadros, lámparas de vidrio, molinillos de café, porcelanas, vasijas, bustos y todo tipo de cachivaches. El Rastro de Madrid es el paraíso de la nostalgia, un mercadillo único que la pandemia ha puesto en la cuerda floja. Los comercios que viven de este enclave singular han pasado un año difícil, con bajos ingresos y muchas restricciones. Pero poco a poco, el Rastro vuelve a su ebullición y reivindica la calle como un lugar de encuentro e intercambio. La última apuesta para revitalizarlo es recuperar la Feria de desembalajes en la plaza del General Vara de Rey, una tradición que tuvo su origen en los años 70, y que ahora se asienta el primer y el tercer sábado del mes para dinamizar las ventas y que no se encasillen en los clásicos domingos.